martes, 21 de abril de 2009

Hoy cai en la cuenta

Esta tarde, dos palabras tuyas me bastaron para saber que somos nosotros amando a otros, pero también, que nosotros ya no somos los mismos.

8 comentarios:

PBetteo dijo...

El amor es líquido, como las personas. Mete la mano en la corriente: cada vez te mojarás con un agua distinta--- aunque el río sea el mismo.

Enrique dijo...

Es duro decirlo Vidita, pero a esos niveles, el “nosotros” ya sale sobrando...

jota pe dijo...

-- vidita me dejas sin palabras, me cae que andas filosa filosofa

Vidita dijo...

Adorado Pato:

Ya me he arriesgado a bañarme muchas veces en el río del amor; no hay dos pieles con la misma textura, dos cuerpos con el mismo aroma, dos bocas que besen igual...pero ayer amanecí con unas ganas incontrolables de lanzarme con los ojos cerrados al vacio en una cascada nueva, completamente desconocida y precisamente cuando tomé la decisión de cerrar los ojos recibo un mail que me dejo en claro que aquella acuática experiencia pasada, hizo de nuestro río un pantano maloliente, y entre el lodo nunca me ha gustado revolcarme.

Pospuse por unos días mi caída al vacío, este fin de semana volveré a la misma cascada, extenderé mis brazos y brincaré, eso es definitivo.

Vidita dijo...

Enrique: tienes mucha razón entre él y yo, creo que NUNCA hubo un nosotros. He ahí que me reconozco amando a otro y a él amando a otra. Sus palabras fueron un nanosegundo de flash back :)

Vidita dijo...

Jota Pe: Pues sí ando medio filosa -como cuchillo de jicamero, jajajajajaja- y también ando filosofando, eso hago cuando los horas para volver a ver su mirada clara parece que se multiplicaran a la n potencia :)

A dijo...

No ser nosotros no es tan triste como no haberlo sido.

Se de eso, se lo que es no poder quedarse ni con un momento intacto en la memoria.

Besos tactiles, Vidita, para ti.
A.

Vidita dijo...

A:

Que profundidad en tus palabras,pero si uno siente tanta tristeza de no haber sido, inventémonos lo que pudimos haber sido.

Crea esos momentos intactos de la memoria, que muchas veces podemos engañar al cerebro y puede llegar el tiempo en que los recuerdos creados sean percibidos como verdaderos. Eso ayuda mucho a manterse cuerdo.


Te mando millones de besos.