miércoles, 29 de octubre de 2008

No vale nada la vida...


...la vida no vale nada. Comienza siempre llorando y así llorando se acaba".
Esta canción de José Alfredo Jiménez me gusta un resto. Y pues poniéndonos mortuorios y de acorde a las fechas cercanas para recibir a los muertos chiquitos y grandes, me puse a releer un texto de pura gráfica de Posada a quien particularmente admiro un chorro. Su vida acabó de manera muy trágica en un barrio olvidado del Distrito Federal; no pudieron bajarle la fiebre según cuenta la leyenda urbana. También aproveché para hojear de nuevo el libro de La Calavera de Paul Weinstein, en donde nos lleva de la mano en un recorrido histórico sobre lo que significa la muerte para los mexicanos precortesianos y modernos. Otro libro que sin duda hay que repasar es El laberinto de la soledad de Paz sobre todo en el apartado de Máscaras mexicanas.
Y los dejo con una reflexión ¿por qué seguimos sintiendo esa extraña fascinación por la muerte?
Dicen que en México la muerte es dulce...sí, si se acompaña con un buen son y un alipuz entre pecho y espinazo. Feliz día de muertos a todos ustedes. Salud.

9 comentarios:

jota pe dijo...

-- feliz dia para ti tambien vidita, un abrazote y gracias por pasar a saludarme

Mariluz Barrera González dijo...

FELIZ DIA VIDITA....

AQUI ME EMPACARE DE PIBIPOLLOS...ESPERANDO TODO EL AÑO PARA COMERLOS Y YA SE ME HACE AGUA LA BOCA...

DE OCTAVIO PAZ...UNA DE MIS FRASES FAVORITAS:

"LA INDIFERENCIA DEL MEXICANO ANTE LA MUERTE SE NUTRE DE SU INDERENCIA ANTE LA VIDA"

MUCHO ABRAZOS...

Cuquita, la Pistolera dijo...

No conocía esta frase de Paz, pero es muy fuerte, realmente.
No sé si la comparto.
¿Tenemos indiferencia ante la vida?

A dijo...

me gusta con amaranto...ademas, sigue en la onda nacional ¿como ves?

Besos dulces dulces!
A.

Vidita dijo...

Mis queridos lectores, les pido una disculpa pues me aleje de la chunche de la computadora por el fin de "muertos". Me la pasé increible -desvelada y algo cruda, pero increible- espero que ustedes tambien lo hayan pasado de lo mejor.

Jota Pe: Sigue escribiendo y yo te paso a saludar. Ya agregue tu link a mi Blogroll.

MAri: Seguramente repartiste un chorro y dos montones de dulces y caritas horrorosas. Perdón mi ignorancia pero ¿que son los pabipollos? Me mandas la receta?

Cuqui. A veces sí...incluso los nombres en México se dicen VALIENTES porque para ellos no vale nada la vida...Creo que los tiempos han cambiado mucho pero el perfil cultural muchas veces nos doblega. Besos mi Cu.

A: Pues a mi tambien me encanta el amaranto; en Toluca en la feria del alfeñique hay unas calaveritas de amaranto que no tienen progenitora. Mil besotes dulces tambien para tí ahhh y muy nacionalistas.

Anónimo dijo...

Mi admirada Vidita, hace rato te leo pero no había comentado por Acámbaro.
Soy Charrus Enigmaticus.
Pá su edificación y ganancia, le comento a asté y el resto de sus lectores que los pibibollos, tambien llamados mucbipollos, son una especie de tamales de pollo y achiote envueltos en hoja de plátano, cocidos en horno bajo tierra, tradicionales de Campeche y Yucatán.
Con la modernidá encima, hay profanos que los hacen en horno de gas, pero ya sabes que con esos sucedáneos la cosa nunca es igual.
Felicidades y gracias por las cosas lindas que clavas en tu blog.

Vidita dijo...

Charrus!!!!!!!!!! bienvenido a mi blo que tambien es de astè :)

YA SE ME HIZO AGUA LA BUCHACA con la receta...quiero uno, es mas saldrè a comprar aunque sea un tamal chiapaneco de perdis :(

GRacias por la receta y visite cuando astè quiera

Mónica dijo...

Los mexicanos parecemos decir: si no puedes con la muerte, cómetela! Ay! me comí una hilera de panes de muerto yo solita! Saludos, vidita!

Vidita dijo...

ESo es todo Monica. Creo que todos nos zampamos tremendos panes, dulces, champurrado, mole, tamales,fruta...bueno yo acabè casi con la mitad de la ofrenda familiar jajajajajajajajajajajajajaja