domingo, 20 de abril de 2008

¡Quiero irme a Praga!

Hace algunos meses, con motivo del círculo de lectura que mantengo con mis chavalillos de la prepa, les pedí que hicieran su testamento -todos leímos Las intermitencias de la muerte, de Saramago-.


"Es importante que lo dejen por escrito en papel violeta" les dije. Me gustó la idea de Saramago sobre todas las reflexiones que surgen en torno a la muerte y más para unos adolescentes que parecen perdidos, sin rumbo alguno.


Así que su evaluación sería una carta bien redactada -coherente pues- de lo que desearían una vez que murieran y que entregaran la carta a sus padres, pero que no la abrieran sino hasta el día de su muerte y como de natura parece que nuestros padres se nos adelantan en el tiempo, si sus padres morían antes que ellos, tomarían de nuevo esa carta y ahora se la entregarían a su pareja o a uno de sus hijos. Todos siguieron las instrucciones y lo hicieron.


Mientras tanto yo preparé tambien mi testamento, hice algunas cartas y visité en la red algunas páginas. De repente ví esto:



Es el famoso osario de Seldec en Praga. Me encantaría que mis huesos fueran parte de una obra de arte. Alguien a mi lado me comentó que si no me daba terror el que mis restos mortales estuvieran expuestos y le respondí: al contrario...me encantaría que alguien dentro de muchos siglos se pusiera a imaginar el tipo de vida que llevé y las razones por las que estoy ahí expuesta.

Me quiero ir a Egipto pero también a Praga y ver esta hermosa muestra de arte macabro.

2 comentarios:

Viviana dijo...

A mí también me gustaría que mis restos mortales sirvieran para algo más que alimento para gusanos, jeje.

Y antes de convertirme en calaca, me gustaría muchísimo visitar y conocer diferentes lugares, como Praga con su edificio danzante, jeje.

Saludos Vidita.

Vidita dijo...

Viv! que bueno leerte por aquí!
Quieras o no somos tan HUMANOS que de repente así nomás nos entra la idea de la trascendencia a este plano material y qué mejor que te inmortalicen en una obra de arte! jejejejeje! TAmbien me acordé de la muestra de EL CUERPO HUMANO que son cuerpos verderamente humanos que estan como plastificados y que sirven mucho para enseñar ciencias y biología a un chorro de niños y no tan niños.

A mi tambien me gustaría recorrer todo el mundo si se pudiera pero no tengo los sufientes morlacos...bueno al menos no aún.

Besotes Vivi